fbpx

Las centrales de riesgo en Colombia son empresas privadas encargadas de recolectar, almacenar, administrar y procesar toda la información financiera y comercial de las personas naturales y jurídicas. Reciben información de los diferentes sectores de la economía, quienes los consultan para la originación de créditos y a su vez tienen el compromiso de reportar el comportamiento de los consultados.

Las centrales de riesgo en sí, no tienen potestad para decidir quién puede o no puede recibir un crédito. Estas entidades se encargan de mostrar cuales son las posibilidades que tienen las personas de cumplir oportunamente sus responsabilidades financieras, basándose en su comportamiento de pago anterior y realizando una proyección futura de la misma.

En Colombia existen tres Centrales de Riesgo:

DATACREDITO : Central de información con presencia en Colombia, Perú y Venezuela, le reportan los Bancos, Compañías Financieras, Sector Servicios, Telecomunicaciones y Fintechs. Esta empresa es vigilada por la Superintendencia de Industria y Comercio.

TRANSUNION: Central de información que en 2016 como estrategia de expansión adquirió a la empresa Colombiana CIFIN S.A (creada por Asobancaria en 1981), le reportan los Bancos, Compañías Financieras, Sector Servicios, Telecomunicaciones y Fintechs. Esta empresa es vigilada por la Superintendencia de Industria y Comercio.

PROCREDITO: Central de información que registra a los clientes personas naturales o jurídicas que no hayan cumplido sus responsabilidades crediticias con comercios o comerciantes, básicamente del sector real. Se encuentra vigilada por FENALCO 

Es importante que sepas que en el momento de realizar una solicitud de crédito para que puedan adelantar el proceso de consulta ante las centrales de riesgo, debe mediar constancia por algún medio sobre el otorgamiento de tu autorización. De acuerdo a lo establecido en La Ley 1266 de 2008, (Ley de Habeas Data) no pueden consultarte o reportarte sin este requisito, en esta misma ley encontrarás las indicaciones de lo que debes hacer en caso que los reportes no coincidan con la realidad.

Las entidades bancarias, financieras o comerciales pueden verificar ante las centrales de riesgo  datos como: identificación, datos demográficos, comportamiento de pago y nivel de endeudamiento. Aunque no es la única información a tener en cuenta para el otorgamiento de los créditos, definitivamente incidirá en la decisión final, así como en la tasa otorgada y garantía solicitada. 

Los reportes del comportamiento crediticio de una persona se miden por un score, que no es más que un puntaje otorgado al historial de crédito que pondera decenas de variables asociadas a tal comportamiento y su proyección. Es una cifra de tres dígitos, va desde 1 hasta 950 puntos aproximadamente y su calificación dependerá de la escala determinada por cada buró de crédito

Debes tener en cuenta que estar reportado en las centrales de riesgo será bueno en la medida que esos reportes sean positivos, que tu nivel de endeudamiento reportado no supere la media establecida como aceptable y que en esos reportes se evidencie el cumplimiento puntual de tus obligaciones. 

Te mostramos en la siguiente infografía a manera de referencia los valores del score crediticio y su categorización, de manera tal que puedas visualizarlos y puedas ubicarte dependiendo de tu puntaje.

A Partir de 591 en adelante se considera buen puntaje pero recuerda que estos valores dependen del buró de crédito que haga el análisis, Es ideal encontrarse en un rango muy bueno, es decir, puntaje entre 791- 890 para que los créditos solicitados o compras a crédito sean aprobados con facilidad.

Tener buenos reportes crediticios es el equivalente a que todos hablen bien de ti, es tener una buena reputación financiera que te abre puertas para cualquier tipo de créditos, oportunidades de negocio y hasta quizás oportunidades laborales.

En el próximo blog hablaremos de cuáles son las decisiones financieras que debes tomar para mejorar tus reportes de crédito.

Escrito por Marta Montero Gómez

*La Ley 1266 de 2008, (Ley de Habeas Data), normatividad aplicada a los datos personales financieros, crediticios, comerciales y de servicios registrados en un banco de datos. Esta ley está encaminada a regular el uso de esa información.